Por Guillermina Huarte

 

 

Y entonces llegaba el día en que partíamos para Trelew. Viaje pensado por lo menos durante un año. La noche anterior ya ninguna durmió de la manija, de la pasada de rosca, del watsap que estalla, de ese bichito en el pecho que te hace sentir contentx.

De 18 a 24 horas de viaje, sabíamos al menos desde Córdoba. Algunas provincias tenían más o menos, pero íbamos encaravanando la ruta que llevó al menos 60 mil pibxs a Trelew, la sede del encuentro de este año. Entre cantos, cansancio y ganas de empezar a vivir otro momento histórico, al fin abordaron a Trelew, Rawson y Puerto Madryn. Y bueno, empezaba el sábado y las calles, los bondis y la plaza se iban llenando. Ya se sentían por ahí algunos grupos que cantaban con alegría al caminar o en los bondis que transitaban la ciudad. Entre las paradas las recurrentes preguntas si este bondi te lleva acá o allá. Así apropiándonos colectivamente de un espacio público al que no pedimos permiso para copar.

Y yo pensé en registrar en la memoria todo eso que vi una vez más, para intentar traducirlo en esta página virtual. Encuentro número 33, pensé. Y me preguntaba si alguna de esas pioneras que estuvo en el ’85 habrá andado por ahí, todavía bancando los trapos. Porque, hay que decirlo, la diversidad etaria y generacional es testigo de algo: la historia no se construye de forma lineal, ahí están las de antes, las que vienen y las que ya no están, pensé. Entonces te subís al bondi y ves que está lleno de pibas que tienen ganas de cantar, que están alegres, ansiosas, algunas deslumbradas. El pañuelo verde por doquier. Algunas lo atan en el pelo, otras en el cuello, también en la mochila, o en el brazo. El pañuelo puesto en las estatuas, en los grafitis, en las calcomanías que te venden. De repente abrís watsap y llega una foto de la escultura en medio de la ruta a trelew del “dinosaurio más grande del mundo”, ¿y sabés que tiene? una bandera por el aborto legal seguro y gratuito. 

Entonces la plaza llena de puestos. Hay libros, calcos, pañuelos, remeras, fanzines, comida, volantes de organizaciones sociales y/o políticas. La radio abierta de siempre, conduciendo y contando como está el encuentro, cubriendo actividades, pasando música, produciendo una comunicación alternativa, popular y feminista. Entonces la fascinación. Los abrazos de encuentros añejos (o no). Los grupos ranchando en el pasto. Un fulbito que se está jugando por ahí. Entonces los cantos con bombos de nuevo, y ahí la fascinación otra vez. ¿En serio esto es un acontecimiento político único en el mundo? porque dan ganas de que la vida sea así, de acá a la china, acá y en todas partes. Porque vas a charlas y hay mujeres, o lesbianas, o trans, o travas, que se desempeñan con zarpada capacidad en lo que hacen, eso siempre apropiado por los varones, pero acá no, acá te vuela la cabeza, acá juntás esperanzas de lo que se entrama. El deseo por cambiarlo todo, porque el patriarcado nos tiene bastante cansadxs, y porque tomamos consciencia de nuestra opresión, y se sabe, se sabe que cuando eso pasa viene una lucha que se consolida y sigue. Sigue a pesar de las balas que disparan desde las iglesias, a pesar de los arrestos por parte de la policía. Pero ahí de nuevo, una marcha de 60 mil que iluminada por la brillantina verde, instala en la ciudad un grito que te dice que las balas que tiraron van a volver. Entonces sentís la protección y el cuidado de tus compañeras, tus amigxs y por lxs que no conoces, que son quienes pensaron cuidadosa y finamente criterios de seguridad y estrategias para que nadie se lastime.

33 años de historia que han servido para mucho. El avance del feminismo no surge de un repollo. Es más, entre el 2003 y 2004, ahí mismito, en un encuentro nació la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Esa campaña que logró un consenso en el feminismo de que hay que luchar para que nadie muera por interrumpir su embarazo. La campaña que tiñó de verde los últimos años de nuestras luchas. La campaña que cuenta con 305 adhesiones de grupos, personas y organizaciones, y de muchos espacios políticos y sociales. No, lo del 8 de agosto en la argentina no salió de un repollo. Emergió en un encuentro. Claro, por eso el domingo a las 12 del mediodía el lago de Trelew de repente se pintó de verde y gritó “aborto legal”. ¿Cómo no hablar de las socorristas? quienes acompañan a las personas que quieren abortar y no morir en el intento. A riesgo de perder la libertad y en la clandestinidad acompañan. Pero ahí están, y eso es conmovedor. Así, hasta que sea legal, en el hospital y en cualquier lugar.

Desde el ’85 a la actualidad, por primera vez se realizó un taller que lleva el nombre de “mujeres por la libre determinación de los pueblos”, donde se tensiona algo fundamental: comenzar a pensar un encuentro plurinacional, donde participen las distintas naciones que habitan el territorio argentino y reconocer que el país se fundó con un genocidio que aún continúa. El taller tuvo como protagonistas a las mapuches, demostrando una politización admirable, una consciencia anticapitalista y feminista bien sólida. Sin dudas, comienza a instalar esta problemática en nuestra agenda. La agenda del feminismo que últimamente es la que dinamiza las luchas. Así que el año que viene nos convoca un Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans.

Una compañera y amiga me dijo lo importante que es la cantidad de lesbianas, travestis, no binaries y trans que participan del encuentro. Esto también es una construcción política fundamental para nuestro feminismo. Pienso en algunos talleres de activismo lésbico a los que asistí en las tantas pibas que hablaron desde la necesidad de una contención por su orientación sexual, por ver a un montón de lesbianas más, y así, ir politizando la sexualidad. Así, haciendo arder el clóset donde la heterosexualidad obligatoria nos guardó un lugar.

Hay que decir, con menos optimismo, que definitivamente la guerra contra el feminismo está declarada. Al ejemplo de Brasil, con un candidato que apunta directamente a eliminar a la comunidad LGTTTBIQ, que apoya el racismo y la violencia, hay que prestarle atención. Sin dudas, los poderes religiosos como la iglesia evangelista están ganando cancha en latinoamérica, está haciendo política y apuntando directamente contra nosotras. Que “escola sem partido” liderada por Bolsonaro tiene el objetivo de la campaña “con mis hijos no te metas”, en contra de que se dicte Educación Sexual Integral en las escuelas. Así van construyendo la ofensiva. Van caldeando el odio, y por más ridículo que nos parezca su “ideología de género” , van ganando espacio.

Para recurrir otra vez a la historia: ningún proceso de conquista de derechos se dio de forma pacífica. La quema de “brujas” no es una metáfora, es lo que hicieron con nuestras antecesoras. Es iluso y despolitizante pensar que nuestro avance no fue venciendo a la violencia y la opresión. ¿Acaso la conquista de ejercer derechos políticos y civiles como los varones nos fue gratis? para nada. La historia está manchada por la sangre de las que lucharon por nuestras demandas feministas- y también otras luchas por derechos civiles, por supuesto. Eso no se supera fácilmente, seguimos enfrentando las trabas que nos ponen para no avanzar, y claramente estamos construyendo un problema para el capital y el patriarcado, que tampoco será gratis. Hay que estar listas y saber que vienen con toda en nuestra contra, porque también nuestro avance está siendo vertiginoso, grandioso y gigante. Sin dudas, estamos llegando a niveles que no imaginaron. Y lo ves ahí, con nuestros cantos y pintadas que asegura que al machismo no lo toleramos más. Que a la heterosexualidad obligatoria la tiramos a la basura y combatimos esa hegemonía sexual que rige nuestros cuerpos y nuestras vidas. Que se terminó el callarse antes violaciones, abusos o golpes. Que al macho no se le da cabida, que hubiésemos actuado igual que Higui. Que no queremos machistas en las fiestas, ni en las aulas, ni en el trabajo, ni en la música, ni en el deporte, y menos que menos en la política. Y resuena en canciones, que no se banca más, que se hagan a un lado, que aprendan de nosotras. No vamos a pedir permiso, vamos a tomar todo por asalto.

El próximo encuentro nos recibe en La Plata, ganada como sede por ovación. En año electoral, a una semana de las elecciones. Nos preparemos, porque ellos también se organizan regidos por su odio. Pero está más claro que nunca: no nos han derrotado, y de acá no se retrocede, o por eso lucharemos.

 

Publicado originalmente en Enfant Terrible:

https://enfant-terrible.info/feminismos/cronica-del-33-encuentro-plurinacional-de-mujeres-lesbianas/

 

Compartinos tus ideas

¿Tenés algo que te gustaría compartir con nosotros?
¡No dudes en enviarlo!

Enviar artículo

Sobre Revista Intersecciones

Revista INTERSECCIONES es una publicación colaborativa porque se nutre de aportes y reflexiones diversas, de disciplinas y proveniencias heterogéneas con un horizonte común: aportar en la búsqueda de intersección entre todxs aquellxs que hoy pensamos que no hay recetas preconcebidas y que el camino hacia la superación de las múltiples opresiones está por construirse.