Entrevistas realizadas por Federico Piantadosi para Intersecciones


Con motivo de las elecciones italianas, presentamos dos entrevistas a representantes de Potere al Popolo, reagrupamiento de la izquierda anticapitalista italiana que lleva adelante su debut electoral el 4 de marzo luego de una gran campaña que generó un enorme entusiasmo en miles de personas a lo largo y ancho del país. Tal vez el elemento más novedoso e interesante por el que seguir a Potere al Popolo es que apuesta a construir una izquierda popular que sepa enfrentarse a las políticas liberales uniendo movimientos sociales y partidos tradicionales en un único proyecto. A continuación, "dos caras del proyecto": Laura Gaccione, militante de Settembre Rosso, organización que por primera vez participa de elecciones uniéndose a Potere al Popolo, y Paolo Ferrero, ex secretario de Rifondazione Comunista, partido histórico de la izquierda italiana, ahora parte de Potere al Popolo.

 


Entrevista a Laura Gaccione1:


¿Cómo surge PaP? ¿De donde viene y quiénes lo componen?


PaP nace en Nápoles, a partir de la iniciativa de lxs compañerxs del "centro sociale" de la ciudad "Je so pazz". En un aniversario de la ocupación del Centro se invitó a diferentes espacios de lucha y de política territorial que tienen existencia a lo largo de todo el país: comités ambientales, organizaciones de lucha por el derecho a la vivienda, sindicatos, grupos que colaboran con lxs trabajadores despedidxs o quienes están en contra de "grandes obras" que dañan el territorio sin aportar beneficios, como el TAV (tren de alta velocidad) que se está construyendo entre Italia y Francia. PaP nace de esta experiencia de conocimiento entre organizaciones. Nosotrxs como Settembre Rosso decidimos participar porque nos reconocemos en los ideales de estas luchas aunque vivamos una realidad diferente, incluso más fácil, en el sentido de que nos enfrentamos con un nivel de conflictividad menor. En aquella ocasión nos pudimos conocer con lxs demás volviendo llenxs de entusiasmo, sabiendo que no estábamos solxs.


¿A quiénes están dirigidas las propuestas de PaP?


PaP nace también de los comités que luchan en sus territorios, con la idea de unir las luchas de diferentes lugares para amplificar su voz. Se dirige justamente al pueblo: a lxs estudiantes, a lxs jubiladxs, a lxs precarixs, a los sectores de la población que sufren mayormente, que sean italianos o migrantes, desempleadxs o precarizadxs. A quienes la crisis la pagaron en serio y hasta ahora no tuvieron una voz que lxs representara. Redescubre la vieja división entre oprimidxs y opresorxs.


¿Cuáles son, si es que las hay, las prioridades en el programa de PaP?
Antes que nada el trabajo: combatir la precaridad, reconquistar nuestros derechos y condiciones de trabajo dignas. Que en cierto sentido es la base para poder tener una vida mejor, lo que buscamos es un "buen vivir", un bienestar social para todxs.


¿Qué perspectivas tiene PaP electoralmente y una vez concluidas las elecciones?

Sin considerar los números de las encuestas y las previsiones electorales, te puedo decir por qué PaP quiere entrar en el parlamento; y es para poder llevar frente a las instituciones la voz de las luchas sociales que hasta hoy fueron silenciadas. Para que haya una oposición clara y firme a las políticas que van en contra de nuestros derechos. De modo poético o metafórico podríamos decir que no nos interesa entrar en el parlamento, nosotrxs lxs queremos poner bajo asedio. Con respecto a lo que va más allá de las elecciones queremos reconstruir un tejido social que se reconozca como una clase social, como quienes están siendo oprimidxs y explotadxs. Luchar por ejemplo en contra de la falsa meritocracia de un sistema injusto que culpabiliza la pobreza e incrementa la competitividad entre lxs explotadxs; queremos ayudar a que se entienda que nuestros problemas son colectivos y que la solución también debe serlo; por ejemplo impulsando el crecimiento de mutualismo y de lazos de solidaridad.


¿Cuáles considerás que son los elementos novedosos más importantes de PaP? ¿Pensás que se puede decir que PaP representa algo nuevo en la izquierda italiana?

Sí, PaP representa una gran novedad, y una positiva, obviamente. Hay muchos aspectos novedosos: el primero es que los movimientos de los que venimos hablando decidimos no ser representados, sino autorepresentarnos siendo parte de PaP. La segunda es que el programa político se trabajó en las asambleas territoriales, todxs lxs militantes y quienes estaban interesadxs tuvieron la oportunidad de participar de una creación colectiva; también lxs candidatxs fueron elegidxs directamente por las asambleas territoriales sin ninguna imposición por parte de nadie, tanto que a lxs militantes con más años de experiencia les costaba creer que en todo el país no hubo ningún nombre elegido desde Roma .
Yo personalmente nunca me había comprometido con ningún partido en particular, nunca había vivido la experiencia de una campaña electoral activamente tal como lo estoy haciendo ahora, pero siempre estuve cerca de los partidos de izquierda, escuché mucho, y sí había participado en el pasado en muchas asambleas de la izquierda que piensa, repiensa y vuelve a pensar sobre lo que ya había discutido sin concluir nada. Por fin vi quienes primero hicieron, después pensaron sobre lo que habían hecho para en fin concluir coherentemente haciendo lo que juntxs dijimos que íbamos a hacer. Y honestamente esto es lo que nos llenó de entusiasmo, conocimos gente que no tiene miedo de empezar a actuar, que no se asustaron y que se pusieron a trabajar para llevar adelante este proyecto.
Otra grande novedad está en la forma de comunicarse y en la orientación de PaP, que sabe ser popular sin ser populista. Se expresa de manera directa y simple, no es un movimiento que habla a lxs intelectuales, por más que la vocera Viola Garofalo sea una investigadora doctorada en filosofía y posea todos los medios para hacerlo, se mantiene simple para que todxs entiendan el mensaje. Además hablando de Viola Garofalo es importante decir que es vocera pero que no es candidata, ya que la idea de PaP es que las asambleas territoriales tengan la mayor centralidad posible, y ella haciendo justamente de vocera no pudo estar en su ciudad (Napoles) para ocuparse de la campaña en el territorio prefiriendo que alguien más se candidatee en su lugar.


¿Por qué los movimientos que hasta ahora no habían apoyado nunca ningún partido y que no creían en la representación parlamentaria consideraron la necesidad de conformar y sostener PaP en conjunto con  partidos de la izquierda tradicionales en Italia, como por ejemplo, Rifondazione Comunista?

Lamentablemente no todos los movimientos y asociaciones de izquierda decidieron apoyarnos, hay quienes siguen sosteniendo que las instituciones representan un enemigo, o en todo caso que no son la solución. Para PaP las elecciones son un punto de partida, son un momento de transición que no se opone a la política de base que las organizaciones venimos haciendo. También los movimientos decidieron adherir porque necesitan un megáfono nacional, hace demasiado que las luchas se hacen pero que son silenciadas, que se aprueban políticas antipopulares sin que nadie diga nada.


Entonces, ¿Qué es lo que ha cambiado en comparación a 10 años atrás, cuando los movimientos "antagonistas" se oponían al camino parlamentario?
Creo que mucho tiene que ver con el motor propulsor de todo esto, sin embargo lxs napoletanxs de "Je so pazz" hace 10 años también hubieran estado en contra de presentarse a elecciones; lo que cambió es el panorama político italiano. Hay un ataque cada vez más fuerte y más explicito a nuestros derechos, y ellxs que en primera persona hacen un trabajo de ayuda y de apoyo a la comunidad en los barrios lo viven directamente, al punto que se dieron cuenta que ya no era posible quedarse al margen de las luchas institucionales. En fin, el nacimiento de PaP es también una respuesta a un progresivo corrimiento del horizonte político italiano hacia la derecha que erosiona continuamente los derechos de todxs.


¿Cual es el rol del feminismo en PaP? Vos sos una de las responsables en la provincia, entendemos que PaP presenta el 60% de candidatas mujeres y además tiene una vocera encargada de que se conozcan sus ideas por toda Italia. ¿Dirías que se discute una política interna feminista?

El feminismo en PaP es algo que me cambió incluso a nivel personal, por mucho tiempo pensé que las cosas tenían que hacerlas quienes las sabían hacer mejor sin importar su género ni su edad. Recientemente he considerado la importancia de de darle lugar a lxs jovenes y a las mujeres, y obviamente no porque siendo joven y mujer sos "más amable", sino al contrario, con una perspectiva de empoderamiento. Para ir en contra del imaginario de las mujeres débiles: pobres los que algún día van a ver como les vamos a dar vuelta el escritorio. Siguiendo el ejemplo de las compañeras de Nápoles me animé a tomar responsabilidad, a coordinar asambleas y a poner las mujeres al centro del proyecto. La única política interna en torno a la cuestión de género era que lxs candidatxs tenían que ser por lo menos el 50% mujeres, pero incluso lo superamos así que no hay problema. Además somos de lxs pocos que presentan en el programa propuestas bien definidas para las comunidades lgtbiq.

Entrevista a Paolo Ferrero 2:

¿De qué manera se inserta Potere al Popolo en el horizonte político de la izquierda italiana?

Se trata de un proyecto que reúne diferentes componentes con recorridos y sus experiencias heterogéneas, pero que tienen en una serie de acuerdos en común: ser antiliberales, anticapitalistas y plantearse como objetivo la construcción de una izquierda con total autonomía con respecto a la centro-izquierda italiano.


¿Cuáles son las perspectivas y los desafíos que se presentan para PaP, en clave electoral pero también con posterioridad a las elecciones?
Nuestra opinión como Rifondazione Comunista es que las elecciones representan una etapa pero que es necesario, independientemente de si se logra entrar al parlamento, darle continuidad a PaP para que pueda constituirse como un espacio que contenga a sus distintas fuerzas; lo cual no significa formar un partido sino disponer de un programa de 10  o algunos puntos fundamentales que permitan agrupar la militancia superando cuestiones ideológicas menores que dividen. En PaP pueden coexistir comunistas, socialistas, ambientalistas, feministas, católicos comunistas y todas las personas que quieren participar y comprometerse con el proyecto y seguir llevando adelante una actividad política que coincida con sus puntos fundamentales. En PaP podrá haber quienes están inscriptxs a un partido, otrxs que son de los centros sociales o de otras asociaciones y agrupaciones. Lo importante es coincidir en los acuerdos ya existentes y trabajar para ser más inclusivxs y construir así una izquierda del pueblo. Posiblemente, si consideramos un sistema democrático de "una persona un voto" y de una toma de decisiones que apunten a una mayor inclusión,  podría trabajarse con una "mayoría calificada", es decir no del 51%, si no con el 70%, por ejemplo, de manera que en el programa se pueda llegar a acuerdos y avanzar de manera conjunta.
Además hay que considerar que del otro lado los partidos liberales son muchos y muy variados. Cubren un espectro que va desde Liberi e Uguali a Forza Italia. Sin mencionar los grupos fascistas como "la Lega" o los otros espacios de extrema derecha. Mantienen en conjunto cierta fuerza con posiciones mucho más heterogéneas. No es posible que ellos puedan cooperar juntos cuando no tienen en común nada más que el hecho de ser liberales, mientras que la izquierda sigue dividiéndose por elementos menores.

¿Cuáles son los motivos que empujaron que un partido histórico de la izquierda italiana (Rifondazione Comunista) se una a un proyecto totalmente nuevo como PaP?
En realidad hace 10 años, desde que yo fui secretario en el 2008, que estamos trabajando con este propósito: construir un polo de izquierda anti-liberal. Porque estoy convencido de que es importante que exista un Partido Comunista, renovado y anti-stalinista, pero comunista. Y al mismo tiempo se muy bien que no todos los que luchan contra el liberalismo y el capitalismo son comunistas. Por esto es importante unir la izquierda anti-liberal, y el Partido de Rifondazione Comunista decidió estar al lado de todas las otras fuerzas que se han planteado este objetivo. Con PaP se está logrando esta unión y por esto es importante seguir adelante.

¿Existe una perspectiva de una izquierda anticapitalista a nivel europeo? ¿Cómo se podría desarollar?
El terreno europeo está, paradojicamente, muy dividido. Por un lado tenemos a Melénchon con un mensaje un poco más nacional y "nacionalista", que pone la cuestión de la nación como lo más relevante, y Varoufakis que, por el contrario, es europeísta a pesar de ser antiliberal. Luego está el partido de la Sinistra Europea que en su interior tiene posiciones que van desde las de Melénchon hasta las de Varoufakis. Es un momento de transición: pienso que es difícil ahora definir un proyecto único a escala europea, pero creo que con las próximas elecciones europeas quizás se pueda, país por país, crear un proyecto común de izquierda europea. Repito que veo este momento como un momento de transición porque no existe un modelo de izquierda europea más fuerte que otro. Me parece que cualquiera que intente imponerse sobre los demás fraccionando las fuerzas antiliberales no va a lograr ningún resultado positivo.
Mi idea es que tenemos que tener unidas todas las fuerzas antiliberales de Europa con un proyecto plural. Ya pasó el tiempo de Lenin, en el sentido de que ya no hay quienes puedan proponer un modelo revolucionario exitoso como el modelo a seguir. Es por esto el pluralismo en el anti iberalismo debe ser tomado como una condición y no ya como una posibilidad. Dividirse sobre temas secundarios sería un error imperdonable. Personalmente, como vicepresidente del Partido de la Izquierda Europa, estoy trabajando para una izquierda plural y antiliberal que sea más fuerte permaneciendo unida.

Una última pregunta: ¿Cómo caracterizarías la experiencia de cooperación con las fuerzas de la izquierda italiana que por primera vez enfrentan unas elecciones?
Absolutamente positivo, en dos meses se construyó muchísimo. Sin embargo, ahora estamos en un momento casi de emergencia porque el proyecto nació de cara a las elecciones. De todos modos, tenemos confianza que después de esta fase "emergencial" seguirá habiendo la misma responsabilidad, el mismo compromiso por parte de todxs, y también la inteligencia para entender que nadie debe querer imponerse sobre lxs demás, tratando de encontrar el mínimo común denominador que nos permite llevar adelante un proyecto político común. Esto en la izquierda es muy dificil. La burguesía es muy buena en esto; mientras nosotrxs nos separamos si no se respeta la totalidad de nuestro pensamiento. Hay que descubrir un valor positivo en ceder, sin perder el eje que deber ser una izquierda anticapitalista y antiliberal. Pero la apuesta revolucionaria del momento es crear un conjunto de fuerzas de izquierdas que dialoguen entre sí y que permanezcan unidas en lo importante.

 

1 Laura Gaccione es una de las responsables de Potere al Popolo en Toscana. Forma parte de Settembre Rosso, una asociación territorial anti capitalista, anti fascista y anti racista que decidió sumarse al desafío de PaP.

2 Paolo Ferrero es un militante y referente del Partito della Rofondazione Comunista, partido nacido en 1991, cuando el ex P.C.I. (Partito Comunista Italiano) cambió su nombre en P.D.S. (Partito dei Democratici di Sinistra).

 

 

Compartinos tus ideas

¿Tenés algo que te gustaría compartir con nosotros?
¡No dudes en enviarlo!

Enviar artículo

Sobre Revista Intersecciones

Revista INTERSECCIONES es una publicación colaborativa porque se nutre de aportes y reflexiones diversas, de disciplinas y proveniencias heterogéneas con un horizonte común: aportar en la búsqueda de intersección entre todxs aquellxs que hoy pensamos que no hay recetas preconcebidas y que el camino hacia la superación de las múltiples opresiones está por construirse.