Nuestro homenaje es recordarla como la mujer valiente y luchadora que fue. Difundimos esta entrevista por primera vez en español para que su llama no se apague. Marielle habla de sus luchas en el Concejo de Rio, de cómo llegó a la política, de sus dificultades como mujer, negra, madre soltera y favelada. La entrevista forma parte de una serie denominada Mujeres en la política, de la Revista Subjetiva*: 

 

1. Como mujer negra que nació en la favela de Maré no debe haber sido fácil ocupar esta banca e, infelizmente, las mujeres aún son la excepción en ese espacio político. Entonces quisiéramos que nos cuentes quién sos, de dónde venís y cómo llegaste a este cargo.

Marielle: Soy una mujer negra, pero antes de haber hablado mucho de eso, antes de haber reivindicado y comprendido qué es ser una mujer negra en el mundo, yo ya era de la favela. Soy nacida y criada en Maré, que para quien no es de Río es un complejo de dieciséis favelas, complejo porque es un aglomerado y no porque aquel lugar sea más complejo que cualquier otra ciudad, porque estamos hablando de una favela inmersa en Río de Janeiro y que, por lo tanto, es tan compleja como otros barrios.

Hasta la adolescencia yo era una joven de la favela, que con más o menos dieciséis años entendía el mundo a partir de tener una actuación mayor en la pastoral de la juventud. Tengo una formación cristiana y soy católica, entonces ese es un lugar de contradicciones. Fui catequista y eso fue componiendo mi formación y es importante hablar de eso porque es algo que está presente en mi lugar. Con diecisiete para dieciocho años estaba en un período en que iba mucho a bailar, siendo una adolescente de la favela que salía en banda, de joda, me escapaba de la iglesia para ir al baile… entonces en este estado de  “adolescentencita”, por así decirlo, en 1997 termino la escuela secundaria. Estudié en una escuela pública nocturna, en Clóvis Montero, una de las escuelas públicas que recientemente fue ocupada por los alumnos. Al terminar el colegio, me di cuenta de que tenía condiciones, bagaje, currículum académico y escolar para entrar directo en la universidad e incluso lo intenté, pero no fue posible. Ingresé en un Pre-Vestibular Comunitario, también en el año en que, siguiendo a la mayoría de las chicas de la favela, no fui excepción a la regla de embarazarse con dieciocho años. Entonces dejé los estudios porque aún con mi madre ayudándome no tenía cómo, el foco estaba en cuidar a mi hija y no tenía el rol de un padre presente que asumiera sus responsabilidades.

Volví al Pre-Vestibular en el 2000, hice dos años y en el 2002 entré en Universidad Católica de Río. En esa época comenzaba a entenderme como activista, figura, pensando el mundo, pensando en un lugar distinto al que implica ir del trabajo a la casa, de la casa al trabajo y de vez en cuando a la playa. Quería más y mientras hablaba de que precisaba algo más, estaba en una época en que las incursiones en las favelas crecían y el debate sobre el armamento y sobre la seguridad pública se ponía más a tono. En 2006 estaba la campaña “No quiero mi dinero en carros blindados, lo quiero en la educación”, a causa de la alta inversión en seguridad pública sin el derecho, por ejemplo, del que vivía en la favela para ir y venir y tener derecho a la educación. Entonces era también la primera elección del PSOL y yo los había ayudado a juntar firmas, así que resolví hacer campaña por Marcelo Freixo, un tipo que era profesor de Historia y defendía el derecho a la vida. Yo ya lo conocía, ya había sido profesor de mi hermana y me había dado algunas clases particulares en el Pre-Vestibular, entonces fue mi profesor en algún momento. Nosotros no teníamos una relación directa, nuestra relación era en el medio de la discusión política, con alguien que pensaba la favela desde ese lugar.

Entonces Marcelo es elegido Diputado estatal y me fui a trabajar con él en la perspectiva de los movimientos sociales y el debate de las favelas. En 2009 asumimos en la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Estado de Rio de Janeiro y desde el 2012 hasta ahora coordiné la Comisión que fundamentó y sustentó esa construcción política más amplia, hasta que el año pasado comenzamos a tener responsabilidad y necesidad de tener una mujer que no fuese apenas un saludo a la bandera. En marzo hicimos en el Odeón (N.de la T.: sala de cine de Río de Janeiro) un curso llamado “Ciudades Rebeldes”, con la participación de David Harvey. El evento estaba pautado para el 8 de marzo y Dona Penha, de Villa Autódromo (N. de la T.: referente de la lucha contra los desalojos por las obras de los Juegos Olímpicos de Río 2016), no pudo venir porque su casa fue demolida precisamente ese 8 de marzo. Entonces es la municipalidad, que en aquella época estaba en manos del PMDB (N. de la T.: Partido del Movimiento Democrático Brasilero, que formó parte de la coalición del PT por la candidatura de Dilma Rousseff y luego apoyó su juicio político), la que mandó a demoler la casa y por eso debemos cuestionarla y fiscalizarla, porque fue una atrocidad que cuando aparece una de las principales líderes del debate de la vivienda le derrumben a la casa, a esa mujer, a esa líder, el 8 de marzo de 2016. Por ese entonces fue que venía hablando con algunos amigos sobre el proceso de decisión y fuerza que las mujeres necesitamos tener en varios espacios para defender la vida de nosotras, las mujeres. Y en las últimas elecciones fui electa como la segunda mujer más votada con 46.502 votos y ahora estoy aquí, ocupando una banca en el Concejo Deliberante y la presidencia de la Comisión de la Mujer.

2. Ahora como concejala tenés una rutina, convivís con otros concejales contrarios y aliados que son mayoritariamente hombres blancos. Nos gustaría saber cuál es el papel fundamental del protagonismo de la mujer negra en el Concejo, con personas que tienen ideas opuestas, a favor o que están en el centro.

Marielle: De hecho hay gente que no se posiciona, entonces felizmente, por un lado, ese grupo que por internet es muy furioso no está acá.  A mí me alegra que caigan en el olvido, porque cuando salen de ese lugar terminamos por hablar todo el día de ellos mientras que nuestra preocupación siempre es hacer un discurso hacia la sociedad, dialogar con ella.

Nosotras, las mujeres negras, somos una minoría en términos de representatividad, estamos sub-representadas y eso es muy indigno porque las mujeres somos  la mayoría de la población. Es una contradicción que todo el tiempo queremos alterar, para avanzar en esa relación, en ese proceso. De las seis concejalas en la actualidad tenemos a otra más, Tania Bastos del PRB(Partido Republicano Brasilero) que pertenece a la base de apoyo del gobierno, que es una mujer negra, que también presidió la comisión de la mujer, pero que dependiendo del tema puede concordar o no, como en pautas en relación con la violencia contra la mujer, donde ciertamente tenemos posiciones dialogables y próximas. Pero en temas como el debate que hoy tiene actualidad, como un pequeña declaración sobre otro caso de homofobia entre los miles que ocurren todos los días, nosotras dos no vamos a tener acuerdo, porque ella apoya al gobierno y el debate de ella es sobre la familia tradicional, contra el aborto, sobre la cura de la homosexualidad.

Entonces es mucho más difícil ser una mujer del campo progresista con posiciones que son duras, porque sabemos que ocurren maniobras en el Concejo para dificultar la tramitación de nuestro proyecto sobre los casos de abortos ya permitidos por la ley. Pero ese debate ni siquiera se trata de algún avance en el proyecto que presentamos para que todas las mujeres puedan realizar un aborto como método contraconceptivo, no es eso, sino que se refiere a casos donde la mujer corre riesgo de vida en el embarazo y donde la mujer fue víctima de una violación y tiene un embarazo no deseado, y cuando tiene un embarazo con un feto anencefálico, en esos casos en que la gente quiere que la municipalidad garantice ese servicio en las maternidades, en los centros de referencia, en espacios adecuados. El aborto en esos casos es un derecho de las mujeres desde 1940 y el Concejo todavía se atreve a obstaculizar un proyecto de ley que atienda a esas mujeres, principalmente negras, pobres y de barrios periféricos, porque en general ocurre que son ellas quienes recurren a la clandestinidad y terminan muriendo y eso se evidencia en el crecimiento de la mortalidad materna, según los datos de los organismos de salud. Entonces es duro, pero estoy feliz de ocupar este lugar y, por ejemplo, hoy estoy con un turbante que por la forma en que me lo pongo varios elogian y yo digo: “Claro que sí, es un turbante que trae la realeza de la mujer negra”.

3. Ese proyecto de “Si es legal tiene que ser real”, ¿en qué nivel se encuentra?

Marielle: Este proyecto del aborto, tuvo el dictamen favorable de la Comisión Técnica, hoy, por lo que levantamos la CCJ - Comisión de Constitución y Justicia -, que entonces ahora lo va a tramitar. En el momento en que presentamos un proyecto de ley, pasa por las comisiones, después pasa por la primera discusión en el plenario, los concejales votan, vuelve en segunda discusión, si recibe enmienda, sale y luego vuelve pasa por las comisiones de nuevo, pero, en fin, tiene un trámite, una regimentación. Y las firmas que estamos buscando en internet, son para que las nueve mil personas que ya han firmado, tengan información de cómo el proyecto está encaminándose en el Concejo, para no tener riesgo de ninguna maniobra ni de perder esa oportunidad, de hacer valer el proyecto "Si es legal tiene que ser real".

4. En esta última semana, su equipo lanzó su segundo proyecto de ley, "Espacio Búho", ¿nos puede hablar más sobre su relación con las guarderías y lo que es este proyecto de ley específicamente?

Marielle: Hablar de eso es muy importante, porque no son guarderías, y ese es un debate que es importante que hagamos y que el público conozca, y que perciba, pues estamos siendo acusados de colocar a un niño en una guardería por la noche, como si el proyecto fuera eso. En primer lugar, es un programa, es un indicativo de propuesta, es una referencia de un espacio infantil nocturno, un espacio adecuado, para que las familias, que en general acaba recayendo a la mujer ese cuidado de los niños, puedan tener un lugar que el municipio, y el Ejecutivo y el Estado, puedan garantizar ese derecho.

Mi relación con el lugar de la guardería es que fui recreadora infantil, trabajé en la guardería de los niños, en la CRE 434, Coordinadora Regional de Educación 4. Me llamaron dos veces, la primera en el momento en que mi hija tenía días y no fui, y en la segunda cuando ella tenía 3 meses y decidí ir, entonces esa licencia por la maternidad, ese lugar de la mujer que tiene 6 meses de lactancia exclusiva más vacaciones, no he tenido eso. Con 3 meses, Luyara (hija de Marielle) fue a la guardería, esa guardería era una guardería nueva, recién reformada, entonces ella va para quedarse en el cuarto de niños y yo para trabajar. En aquella época, por ejemplo, el horario de la guardería era un horario que atendía más a las familias. Yo tomaba un horario de 7 a 13 horas, o de 9 a 15 horas, o tomaba de 11 a 17 horas. La guardería en sí estaba abierta desde 7 de la mañana hasta las 17 horas, con un tiempo de tolerancia para que llegaran las familias que era de 30 minutos. Entonces, si tenía un lugar y un tiempo adecuado que, por ejemplo, es de 10 horas, nuestro proyecto de ley, por ejemplo, prevé que el niño quede, a lo sumo, 10 horas contando el horario mañana, tarde y el nocturno. Esto no significa que el niño va a entrar las 19 horas y va a salir las 7 de la mañana y que tiene ese horario de 10 horas, o que va a entrar a las 21 horas y salir a las 7 de la mañana, que ese horario sea posible. La gente habla, incluso, preferentemente de las 17 a las 23 horas con un objetivo muy colocado de una demanda social, que son para las madres, principalmente para las madres mujeres negras, principalmente para las madres mujeres negras de las favelas, de la garantía de un espacio complementario adecuado en caso de que las familias quieran. Si usted tiene una madrina que va a recoger al niño y quedarse, felicitaciones, tal vez las mujeres no la tengan.

Es un proyecto que va a pasar por las comisiones, es un proyecto de ley al que queremos llegar, así como fue el de "Si es legal, tiene que ser real", con casi 10.000 firmas, éste ya pasa de mil y abrimos ayer (21/03). Principalmente las madres, las enfermeras, las profesoras, hoy estábamos oyendo a un grupo de mujeres de la pedagogía, y el grupo de mujeres que estudian pedagogía a la noche generalmente tiene hijos, el grupo de mujeres que estudian por la mañana no. Entonces, esas mujeres de la noche tienen un número de ausentismo mucho mayor. ¿Y qué pasa? Esta mujer no logra terminar los estudios en las universidades y garantizar, por ejemplo, acceso a la mayor calidad de vida para sus hijos, por no tener un lugar adecuado. Y ahí recae, generalmente, bajo la abuela, bajo la hermana mayor. Entonces tenemos una responsabilidad política y pública y presentamos ese proyecto.

 5. En su campaña siempre se habló sobre representatividad y cómo esto puede ser hecho de manera material, en la práctica, entonces nos gustaría saber cómo es su relación con su gabinete, quién está ocupando esos espacios, si realmente esa representatividad está presente aquí y cuál es la rutina

Marielle: Entramos en ese campo, en ese lugar y en ese debate con el fundamento del género, de la favela y de la negritud. Entonces eso me compone y eso está hoy colocado en el gabinete. Sea en la pauta de la política, sea simbólicamente. Entonces tenemos una mayoría de mujeres, nosotras somos 20 y tantas mujeres, tenemos más de la mitad de eso de negritud, tenemos gente de la favela y eso es para mí el lugar de la representatividad. No soy sólo yo, el lugar de la vivencia de mujeres madres, por ejemplo, está aquí dentro, y padres que cuidan de sus hijas o de sus hijos. Entonces, en el 15M (15 de marzo), donde apoyamos el paro contra la Reforma de las Jubilaciones y varias escuelas tuvieron el día de paro, tenían al menos unos tres, cuatro niños aquí que no tuvieron su escuela con funcionamiento regular, y entendimos que es un derecho de los profesionales en paro y también el derecho de la madre o del padre de estar con sus hijos, en el momento de trabajo de esos padres y madres, vinieron acompañados de los niños.

Entonces, no es una representatividad etérea que va estar allí en lo alto, flotando: "es importante ahora en el siglo XXI que las mujeres puedan usar su lápiz labial púrpura con pelo rosa", si bien es algo que tal vez fuera impensable hace décadas. Pasa por lo simbólico, que ellas puedan usar todo eso, pero pasa también por objetividad, que pasa por una mayoría en una coordinación que tiene mujeres, pasa por la mayoría de las abogadas fundamentalmente del equipo, quienes me acompañan en el plenario son dos mujeres, y una de ellas una mujer negra, pasa por esa disputa que queremos hacer simbólica y objetiva. Y es eso, la rutina es una corrida, para que ustedes puedan tener una idea, yo almorcé hoy a las tres y algo de la tarde, y hemos pasado frecuentemente esa agenda y también la subimos a las redes sociales. Creo que es importante, ustedes ya lo verán, salir a las nueve y volver a las nueve de la noche. Para quien quiere trabajar y está dispuesto a dialogar con el ciudadano o la ciudadana carioca, hay mucho trabajo. Hoy hicimos un debate con una escuela de Gávea, en Gloria, a las 9:30, luego vine a acá (Cámara de los Concejales), tenía audiencia pública sobre el fondo de jubilaciones del municipio, después hicimos el discurso de las 14h en el pequeño expediente, oí a los otros concejales que estaban haciendo referencia aún a la audiencia, subí a las 15h, almorcé, descendí a las 16h para votar y fue la hora que ustedes estaban subiendo. Y yo ya tengo hambre de nuevo, tomando un poco de té para aguantar, ahí tengo la entrevista y ya me estoy yendo para Filo Cruz, tengo un debate ahora 18h30min en Filo Cruz sobre la Educación de Jóvenes y Adultos y ay, gracias a Dios, termino.

6. Para cerrar, hable a la gente de cuáles son sus pretensiones aquí en el Concejo y sus proyectos futuros.

Marielle: En el Concejo, que nos ocupemos bien en el sentido de dialogar, presentar política, tener elementos calificados, ocupar el Concejo de una manera que desmitifique este lugar donde muchas veces la gente tiene dificultades, tiene miedo, no viene (al Concejo), entonces una de las cosas que creo es desacralizar el Concejo, que las personas puedan ocuparla de favelado, ocuparla de negros y negras, ocuparla de mujeres trans, ocuparlo con todos los derecho lo que se tienen. Y así esas pautas, esas temáticas estén presentes también en la Comisión de Defensa de la Mujer, que es lo que estamos presidiendo. Es cerrar bien este mandato, estar ahí en el debate de la política, cumpliendo un papel importante (...) [La batería de la cámara acabó].

(…) Las pretensiones son que este Concejo sea más favelizada, más ennegrecida, que tengan más mujeres, y de las identidades y géneros más amplios. La Lana, que es una mujer trans, que compone el equipo fue la primera mujer en tener su identidad funcional con su nombre social garantizado, entonces de esto es de lo que hablamos, de que una viene y tira de la otra, este es un lema principalmente de las mujeres negras, con las mujeres negras participando de varios espacios, con sus turbantes, con su orientación sexual, ocupando este espacio que en general, desgraciadamente, todavía nos es muy negado. Entonces, la pretensión es que esta mayoría de mujeres, que aquí están, por ejemplo, hoy, afortunadamente, Lucas - único hombre en la entrevista - la excepción, es la minoría, que eso esté en varios otros espacios. Cuando las mujeres puedan componer las escuelas, las universidades, las revistas, las redacciones, las enfermerías, en los diversos puestos de poder, en los diversos puestos de hacer la política, que las mujeres estén construyendo esos lugares.

Para dar un ejemplo, nosotras hablamos mucho sobre el proyecto de ley, toda nuestra actuación está muy descentralizada, entonces, por ejemplo, la coordinación por más que tengamos a Renata, que es una mujer negra y que es nuestra jefa de gabinete, tenemos una coordinación que decide todo, no tiene una persona que decide más que a otras, es una coordinación colegiada que toma las decisiones. Los proyectos de ley, no quedan sólo a cargo de lo jurídico, el proyecto de ley quedó a cargo del equipo como un todo, entonces el grupo de educación, por ejemplo, recoge el proyecto de ley del "Espacio Búho", donde nos reunimos con los profesionales de la educación para presentar el proyecto. Es obvio que no hicimos una audiencia pública en Cinelândia para hablar con todos los profesionales de la educación, pues somos sólo una concejal de los cincuenta y uno que aquí tenemos, entonces nosotras hemos hablado con algunos profesionales, en los que tenemos acceso y presentamos a esos profesionales. A partir de ahí hubo varias reuniones con grupos de trabajo, con foros de educación, con el núcleo de la educación infantil, así como el colectivo de personas involucradas directamente con el proyecto de ley, por ejemplo, del Aborto, de la cuestión humanizada de los casos ya garantizados jurídicamente, consultamos a profesionales de la salud, en el caso de las enfermeras, enfermeras, obstetras, médicas, profesionales de punta, un campo puede dar apoyo al proyecto, entonces eso también forma parte de nuestra rutina y, como en general, un debate importante de género, donde las mujeres son centrales, pues son las mujeres que son la mayoría en la categoría de profesoras y educadoras, son las mujeres que son la mayoría en la categoría de enfermeras, entonces dialogamos con este público garantizando nuestra política de debate de género y haciendo el proceso lo más democrático posible. Entonces el proyecto de ley ahora está en un momento de pasar por las comisiones, para verificar si es constitucional, si y está dentro de la norma técnica, si no tiene ninguna sobrecarga financiera o vicio de iniciativa, que podría ser algo que impediría o limitaría el proyecto, para que salga a la superficie y vaya al plenario para buenos debates y audiencias, para lograr efectivamente de hecho este proyecto como política pública.

7. Consideraciones finales

Marielle: “Ayer estuve en el lanzamiento de un libro, de una chica llamada Eleonor, y cuando ustedes hablaron de su Revista Subjetiva, me hizo recordar a un momento de su exposición en la que dijo: “Soy subversiva y la subjetividad está colocada en varias situaciones. Este lugar de afecto y de respeto, este lugar de una perspectiva diferente, está y precisa estar situado”.

Queremos aprender mucho, entonces estoy muy contenta de estar con la juventud, pienso que ustedes tienen que acompañar y estar dentro de todo. Ustedes son fruto de esa generación Y, W o Z, generación del siglo XXI, que tienen la posibilidad de ocupar esa Casa, fiscalizando, vía las redes sociales, las aplicaciones. Hoy en día con los smartphones nos conectamos rápidamente con lo que queremos, colocan un tema en el aire en segundos. Tener buen material en su revista es fundamental para pensar  cómo en nuestro campo progresista, quién está haciendo política para qué y para quiénes lo hace, para que lo haga de una manera responsable.

No estamos acá para tirar piedras todo el tiempo, para ser oposición a cualquier costo, si miran las votaciones pueden verificarlo. Por lo tanto tener este espacio, es garantía de que otro mundo es posible, como hablamos tanto el año pasado durante las elecciones y se concretó como la segunda mayor bancada, con una mujer que era sólo favelada y ahora es favelada y concejala, entonces que podamos estar juntos, yo fiscalizando al ejecutivo y ustedes fiscalizándome a mí, creo que es así como avanzamos.

 

*Esta entrevista fue publicada en Marzo 2017. Estuvieron presentes en la entrevista: Marcella Meirelles, Helena de Saviano, MayraChomski e Lucas Machado. Traducción: Revista Intersecciones

Compartinos tus ideas

¿Tenés algo que te gustaría compartir con nosotros?
¡No dudes en enviarlo!

Enviar artículo

Sobre Revista Intersecciones

Revista INTERSECCIONES es una publicación colaborativa porque se nutre de aportes y reflexiones diversas, de disciplinas y proveniencias heterogéneas con un horizonte común: aportar en la búsqueda de intersección entre todxs aquellxs que hoy pensamos que no hay recetas preconcebidas y que el camino hacia la superación de las múltiples opresiones está por construirse.