Por Martín Mosquera y Facundo Nahuel Martín

Reactualizamos un debate que atraviesa a la izquierda popular desde 2015. ¿Qué horizonte estratégico y qué articulaciones tácticas es preciso construir para resistir al neoliberalismo y construir una alternativa de poder de las clases populares? ¿Bajo qué coordenadas vamos a formular los agrupamiento del período? Intentamos esbozar algunas coordenadas, entre la adaptación al retorno del peronismo como horizonte y la caída en el sectarismo.


Texto publicado originalmente en Batalla de Ideas en Diciembre de 2017

Hace no tantos años, la denominada “izquierda independiente” –marcada por las orientaciones basistas y autónomas dominantes en 2001- reivindicaba la construcción de “poder popular” y el trabajo de base como los fundamentos de su proyecto político, mientras que poco tenía para decir a la hora de pensar la disputa superestructural. Exhibía, además, serias dificultades para relacionarse de manera matizada y compleja con un fenómeno como el kirchnerismo, que es inequívocamente capitalista en su orientación global pero que también propulsó conquistas progresivas que le granjearon la adhesión de vastos sectores populares. La idea de “izquierda popular” que adopta ahora un conjunto de organizaciones políticas vino a cambiar los énfasis y reelaborar las líneas de construcción política: sin abandonar la creación de “poder popular”, ahora se otorga mayor centralidad a la capacidad para relacionarse de manera dialógica, porosa y productiva con los saberes y sentires populares. Se trataría entonces de construir una izquierda que no se regodee en la delimitación con respecto a las mayorías sociales, cultivando el matiz y la complejidad, tratando de empalmar con lo mejor de la experiencia real de la clase trabajadora. Esto significa también una izquierda capaz de metabolizar elementos de las identidades, los modos de hacer política y las trayectorias habidas por los sectores populares bajo la égida del peronismo.

Definir el propio proyecto como la construcción de una izquierda popular enraizada en las tradiciones y la vida de las clases subalternas tiene toda su pertinencia. Nuestro horizonte estratégico es la reconstrucción de la estrategia y el proyecto socialistas en un contexto de estabilidad relativa –aunque duradera- de las instituciones representativas. Hoy las crisis sociales y políticas no se desarrollan en completa exterioridad al Estado capitalista, por lo que las posiciones ocupadas en el plano de la representación son complementarias de la lucha social y el trabajo de base, además de resultar indispensables para plantear los problemas del poder, el enfrentamiento con la burguesía y la preparación de procesos de transición socialista. Buscamos construir una izquierda anticapitalista con capacidad de disputa y articulación hegemónica, que no milite para aislar a los sectores combativos y politizados del conjunto del movimiento popular, sino para ligarlos a él. En este marco, hacemos propia la crítica de la izquierda popular a las corrientes ultra-izquierdistas que priorizan su propia consistencia identitaria, ideológica y programática por sobre los largos procesos de reagrupamiento que se da la clase trabajadora con independencia de nuestro control. Entendemos que las izquierdas deben participar activamente de esos procesos, sin esconder sus banderas ni desdibujar sus identidades, pero acompañándolos de manera fraterna y franca.

 

Hace algunas semanas, miembros del Colectivo de Pensamiento Crítico en Economía (CoPenCE) entrevistaron al investigador del CONICET y docente de la Universidad Nacional de Quilmes, Adrián Piva, sobre la situación económica y política del modelo de Cambiemos, sus rupturas y continuidades con gobiernos anteriores, el surgimiento de gobiernos neoconservadores en la región y los desafíos de la clase trabajadora frente a esta coyuntura adversa, entre otros temas. La entrevista se estructuró en cinco ejes: el proceso de ajuste, lxs de arriba, lxs de abajo, el Estado y el escenario futuro. Aquí, la tercera y última parte.

Publicado originalmente en La Tinta el 11/12/2018

Parte uno

Parte dos

Por Nahuel Aranda, Santiago Buraschi, Gonzalo Avila y Lisandro Levstein - Integrantes del CoPenCE (Colectivo de Pensamiento Crítico en Economía).

Hace algunas semanas, miembros del Colectivo de Pensamiento Crítico en Economía (CoPenCE) entrevistaron al investigador del CONICET y docente de la Universidad Nacional de Quilmes, Adrián Piva, sobre la situación económica y política del modelo de Cambiemos, sus rupturas y continuidades con gobiernos anteriores, el surgimiento de gobiernos neoconservadores en la región y los desafíos de la clase trabajadora frente a esta coyuntura adversa, entre otros temas. La entrevista se estructuró en cinco ejes: el proceso de ajuste, lxs de arriba, lxs de abajo, el Estado y el escenario futuro. Aquí, la segunda parte.

Publicado originalmente en La Tinta el 10/12/2018

Parte uno

Por Nahuel Aranda, Santiago Buraschi, Gonzalo Avila y Lisandro Levstein - Integrantes del CoPenCE (Colectivo de Pensamiento Crítico en Economía). Imagen de portada: Sub Coop.

 

 

Hace algunas semanas, miembros del Colectivo de Pensamiento Crítico en Economía (CoPenCE) entrevistaron al investigador del CONICET y docente de la Universidad Nacional de Quilmes Adrián Piva, sobre la situación económica y política del modelo de Cambiemos, sus rupturas y continuidades con gobiernos anteriores, el surgimiento de gobiernos neoconservadores en la región y los desafíos de la clase trabajadora frente a esta coyuntura adversa, entre otros temas. La entrevista se estructuró en cinco ejes: el proceso de ajuste, lxs de arriba, lxs de abajo, el Estado y el escenario futuro, aquí la primera parte.

Publicado originalmente en La Tinta el 7/12/2018

Por Nahuel Aranda, Santiago Buraschi, Gonzalo Avila y Lisandro Levstein - Integrantes del CoPenCE (Colectivo de Pensamiento Crítico en Economía).

Compartinos tus ideas

¿Tenés algo que te gustaría compartir con nosotros?
¡No dudes en enviarlo!

Enviar artículo

Sobre Revista Intersecciones

Revista INTERSECCIONES es una publicación colaborativa porque se nutre de aportes y reflexiones diversas, de disciplinas y proveniencias heterogéneas con un horizonte común: aportar en la búsqueda de intersección entre todxs aquellxs que hoy pensamos que no hay recetas preconcebidas y que el camino hacia la superación de las múltiples opresiones está por construirse.