Daniel Bensaïd

Traducción: Valentín Huarte

En este texto, que sirvió de base para un informe presentado en el IIRF (Institut international de recherche et de formation), en el marco de un ciclo sobre la revolución cubana llevado a cabo en abril-junio 1985, Daniel Bensaïd vuelve sobre la forma en que la revolución cubana ha planteado cuestiones centrales para toda estrategia revolucionaria.

En este breve informe sobre la revolución cubana, examinaremos tres cuestiones centrales para el desarrollo de la revolución socialista:

  1. Una situación específica de dualidad de poder y la transformación por transcrecimiento de una revolución democrática en una revolución proletaria.
  2. La formación de una dirección revolucionaria en el curso mismo de ese proceso.
  3. El acto de nacimiento de un Estado obrero y sus características particulares.

Es inútil remarcar en esta introducción la importancia que reviste hoy en día volver sobre la revolución cubana, con el fin de identificar las numerosas similitudes y las diferencias con el proceso revolucionario en curso en Nicaragua.

 

Alex de Jong

El asedio de Kobane por parte del Estado Islámico (EI) y su defensa tenaz por fuerzas mayoritariamente kurdas atrajo la atención internacional sobre el PYD (Partiya Yekîtiya Demokrat, Partido de la Unión Democrática) del Kurdistán sirio. El PYD es la principal fuerza política kurda en gran parte del norte de Siria, donde tiene una gran influencia en tres enclaves o “cantones” de las zonas de mayoría kurda. En noviembre de 2013 estableció en esos cantones la administración transitoria de Rojava (Kurdistán Occidental). El objetivo declarado del proyecto Rojava es construir una sociedad liberada y democrática, con igualdad de derechos para las mujeres y en la que puedan convivir diferentes grupos étnicos y religosos. La inspiración ideológica de este proyecto proviene del pensamiento del PKK (Partiya Kerkerên Kurdistanê, Partido de los Trabajadores del Kurdistán), del Kurdistán turco, y de su dirigente Abdullah Öcalan. Entre comienzos y mediados de la década de 1990, el PKK libró una feroz guerra de guerrillas contra el Estado turco y hoy sigue siendo una fuerza significativa por sí mismo y a través de su influencia en otras organizaciones. Al principio, el PKK profesaba una ideología “marxista-leninista”, pero el movimiento experimentó después profundos cambios ideológicos, especialmente tras la captura de Öcalan en 1999. El PYD niega que existan vínculos organizativos con el PKK, pese a que fue creado por miembros sirios del PKK y se reclama de la misma ideología que el PKK actual.

 

Por Facundo Martín, militante de Democracia Socialista –  CAUCE Universidad de Buenos Aires

Desde dónde hablo

El feminismo, el activismo LGBT y la militancia de género nos incomodan. Ese es el punto de partida con el que los cis varones tenemos que empezar a pensar estas cuestiones. El activismo feminista y LGBT atraviesa los cuerpos, desdibuja los roles asignados, pone en cuestión nuestra vinculación con el lenguaje y la identidad. Y todo eso incomoda, preocupa, perturba y a veces también angustia. Es facilista y falaz apoyar el combate contra el patriarcado y la heteronorma sin reconocer esa incomodidad. Tenemos que fijarnos en todas las instancias en las que esa lucha nos asusta, preocupa, interpela y cuestiona.

Los varones tenemos mucho que ganar con la política feminista y LGBT. Esa lucha nos libera de muchas dimensiones opresivas de la masculinidad hegemónica, nos emancipa de las pesadas, casí siempre imposibles de cumplir, exigencias con las que fuimos educados y conformados como varones. Pero también sabemos que, cuando la lucha avanza, perdemos privilegios y ventajas. Y eso nos preocupa y nos asusta. Lejos de toda auto-culpabilización, el primer paso para que participemos de la lucha feminista y LGBT es que entendamos que todo esto, que apoyamos sin mezquindad, también nos incomoda en un lugar profundo.

 

Traducido por Carmen Cohen

Publicado en Contretemps

Preguntarnos y teorizar sobre las posibles articulaciones políticas entre un materialismo marxista y la perspectiva queer resulta una tarea necesaria en los tiempos que corren. Mucho se ha debatido sobre esto desde la caída del Muro de Berlín y el colapso del así llamado “socialismo real”. Los proyectos revolucionarios y socialistas quedaron desde entonces reducidos casi con exclusividad a batallas micropolíticas de colectivos específicos (en este caso de géneros y disidencias sexuales) relegando o, anulando según el caso, la necesidad de una transformación radical de las estructuras capitalistas. Las discusiones en torno al marxismo, al feminismo y la teoría queer al problematizar cómo se imbrican la explotación de clase con la opresión de géneros reavivan nuestra voluntad de cambiar este mundo en su totalidad. Presentamos abajo un texto escrito por Sophie Noyé, una activista feminista francesa, en la revista Contretemps.

 

Hacia un feminismo materialista y queer

Este texto hace alusión a la propuesta hecha por la autora en la temática “materialismos feministas” en el coloquio “Pensar la emancipación” realizado en Nanterre en el mes de febrero de 2014. Se trata de dar cuenta de aquellos aportes teóricos que nosotras llamamos “el retorno del materialismo en los estudios queer”. Sophie Noyé se propone plantear el debate en torno a los lugares comunes que existen entre la teoría queer y el feminismo materialista a partir de las últimas reflexiones en los estudios queer.

Introducción: Superar la oposición entre feminismos materialistas y teorías y prácticas queer en Francia.

Este artículo se propone hacer una lectura crítica y teórica en torno al materialismo queer con el propósito de dialogar con los estudios feministas y materialistas franceses.

En Francia, muchas feministas y, en particular las feministas materialistas, caracterizan al pensamiento queer como una demanda “posmoderna y posestructuralista” (ver Agone, 2010; Epstein, 2010), colocándolo en completa oposición con una perspectiva marxista y materialista. En la medida en que las teorías y prácticas queer se inscriben en gran parte dentro del pensamiento foucaultiano, las teóricas queer focalizan sus análisis en las relaciones múltiples de poder que operan en la normalización y performatividad de las subjetividades sexo-generizadas, dejan de lado así las dominaciones sistémicas y jerárquicas y omiten la división sexual del trabajo y los análisis sociales de género. Por su parte, las feministas materialistas denuncian la postura idealista, relativista e individualista de las políticas queer; les reprochan su incapacidad para proyectar estrategias de resistencia colectiva y su desinterés por aspirar a la abolición del sistema de géneros, y más integralmente, de todos los régimenes de dominación.

Compartinos tus ideas

¿Tenés algo que te gustaría compartir con nosotros?
¡No dudes en enviarlo!

Enviar artículo

Sobre Revista Intersecciones

Revista INTERSECCIONES es una publicación colaborativa porque se nutre de aportes y reflexiones diversas, de disciplinas y proveniencias heterogéneas con un horizonte común: aportar en la búsqueda de intersección entre todxs aquellxs que hoy pensamos que no hay recetas preconcebidas y que el camino hacia la superación de las múltiples opresiones está por construirse.